aGrAdEcEr Es CoMpArTiR... CoMpArTe Lo QuE tE gUsTó A TuS ReDeS SoCiALeS... Twitter, Google+ y Facebook.

Monday, May 21, 2018

Me removieron mi apéndice - parte I

Era un día viernes, 11 de mayo de 2018, saliendo del trabajo fuimos a cenar *hamburguesa*. Ya para ese entonces tenia el mal hábito de echarme aderezos y picantes. Comía las papa fritas saladas y grasocitas sin pena.

Llegué a casa, ya era tarde, yo echada en cama mientras leía con una galleta de crema en mi boca. Me dormí pero tipo 1.45 am un dolor abdominal fuerte me despertó. Fui al baño pensando que se trataba de un cólico, estuve en la taza sentada bastante tiempo soportando el dolor sin que pasara nada más. Me paré y empecé a caminar por mi departamento, caminaba doblada en dos por el dolor. Caminaba esperando que se me pasara el dolor, me di un lapso de tiempo de media hora y si en esta media hora el dolor persistía, iría a la clínica de emergencia. Esto en vista de que me considero una mujer fuerte y no por un dolor simple me medico o voy al hospital.

Tal cual, el dolor era constante y fuerte, llamé a un amigo para que me llevara a la clínica donde estoy asegurada, solo sabía su nombre porque jamás había ido antes. En ese lapso mientras esperaba que viniera por mi, me dieron unas grandes ganas de vomitar, nauseas, de hecho, me puse un poco feliz pensando que el vomitar me iría a ayudar y luego volvería todo a la normalidad. Pero no fue así, el dolor seguía y seguía.

El radio móvil no llegaba, yo estaba sentada en las gradas sufriendo de dolor mientras esperábamos al móvil. Al tiempo llegamos a la clínica, parecía no haber nadie, parecía inhóspita, me daba mala espina. Tardaron mucho en abrirnos la puerta, de pronto una enfermera me subió a la camilla, luego llegó el doctor, me examinó y me dieron un analgésico, calmó el dolor intenso pero aun seguía habiendo dolor. Me despachó a mi cama a dormir y me dio una orden de laboratorio para hacerme en la mañana temprano en el hospital (no la clínica). Llegué a casa, me costó dormir, el dolor permanecía, era menor obviamente y soportable pero aun seguía ahí. Temprano en la mañana fui a hacerme el laboratorio, volví a mi casa a esperar los resultados mientras descansaba un poco más. Luego, volví al hospital por mi cita con la doctora de turno, me examinó y me dijo que aunque no estaba 100% convencida que era un apendicitis, me iría a dar la orden de internación para que me pongan en observación, que más valía prevenir, si todo iba bien, en la noche me iría a casita y si no, me iría al quirófano. 

Recuerdo ese momento, todo se me vino abajo, no lo podía creer. Yo, al quirófano? Por un apendicitis? No, debe haber un malentendido, es imposible. Además, estoy sola, no tengo a nadie conmigo aquí, mi familia vive a cientos de kilómetros de distancia y peor todavía, mi papá está internado también y mi familia está con él.

Había una responsabilidad de por medio con mi salud y la tuve que asumir. Me llevaron en ambulancia con la mano conectada al suero. Me pasaron a una habitación vestida con una bata, las enfermeras iban administrandome líquidos a través del suero. Me hicieron más estudios de laboratorio donde finalmente al terminar la tarde me dieron la noticia que se trataba de un apendicitis y que tenía que ser intervenida quirúrgicamente. Mientras todo eso pasaba eso, estaba mensajeando con mi hermanita menor quien quería hacerme vídeo llamadas para que mi papá me vea desde el hospital donde estaba él, rechacé sus vídeo llamadas sin darle un razón hasta que no pude más ocultarlo. Me armé de valor y se lo conté todo, le conté que en pocos minutos iría a entrar al quirófano. Mi hermana no pudo con eso y se lo contó a mi hermano mayor y mi hermano hizo lo mismo con el resto de mi familia. Después de yo salir del quirófano, ya toda mi familia sabia de lo que estaba sucediendo a excepción de mi papá quien hasta ahora aún no lo sabe ya que a él también lo intervinieron quirúrgicamente horas después de mi y que gracias a Dios, él está estable en estos momentos, delicadito pero recuperándose. 

La historia al entrar al quirófano es otra... la contaré en una segunda parte al igual que mi pos-operatorio que aún continúa.

No comments:

Post a Comment