aGrAdEcEr Es CoMpArTiR... CoMpArTe Lo QuE tE gUsTó A TuS ReDeS SoCiALeS... Twitter, Google+ y Facebook.

Saturday, November 16, 2013

Sabías que Homero Simpson...?

1. Tiene una edad que ha cambiado en varias ocasiones: 35 y 38 están entre las habituales, aunque la edad que más veces se ha repetido es 36.

2. Tiene dos compañeros de trabajo que se llaman Lenny y Karl, que curiosamente hacen referencia a Lennin y Marx, dos de los principales comunistas del siglo XX y padres de la ideología.

3. El escaso pelo de Homero, forma las iniciales MG, que corresponde al nombre del creador Matt Groening.

4. Su número de teléfono ha cambiado en varis capítulos: 555-6528 (casa) y 555-6754 (trabajo), 555-8707 (casa), 555-3223 (casa) y 555-3226 (trabajo)

5. La J de Homero Simpson que usa cuando firma, corresponde al nombre Jay.

6. Homer es el nombre del padre de Matt Groening.

7. Tiene un carnet de conducir en el que se indica que su número es C40403243, mide 1,76 pesa 108 kilos, tiene ojos azules, es calvo y nació el 12 de mayo de 1956.

8. Es, según muchas escuentas, el personaje favorito de la serie. 

9. Ha estado en 14 países distintos.

10. La dirección de correo electrónico de Homer es: chunkylover53@aol.com

Wednesday, November 13, 2013

¿Por qué permite Dios el sufrimiento?

¿CÓMO SE SIENTE DIOS AL VERNOS SUFRIR?

Michelle: Hola, Sofía. Qué bueno que la encontré en casa.
Sofía: Sí, también a mí me da gusto verla.
Michelle: La última vez que vine hablamos de cómo se siente Dios al vernos sufrir. * Usted me dijo que lleva mucho tiempo haciéndose esa pregunta, sobre todo después del accidente de su mamá. Por cierto, ¿cómo está ella?
Sofía: Tiene sus días buenos y sus días malos, pero hoy está bien.
Michelle: Me alegro. Debe ser difícil mantener el buen ánimo en situaciones como la suya.
Sofía: Sí, a veces me pregunto cuánto más tendremos que sufrir.
Michelle: Es lógico que piense de esa manera. Tal vez recuerde que al final de mi visita pasada le pregunté por qué permite Dios que continúe el sufrimiento si tiene el poder para acabar con él.
Sofía: Sí, lo recuerdo.
Michelle: Antes de ver la respuesta que da la Biblia, quisiera repasar algunos puntos de los que hablamos la vez anterior.
Sofía: Está bien.
Michelle: Para empezar, aprendimos que un hombre fiel de tiempos bíblicos se preguntó por qué permite Dios el sufrimiento, y Dios no lo regañó ni le dijo que le hiciera falta fe.
Sofía: Sí, eso no lo sabía.
Michelle: También aprendimos que Jehová detesta vernos sufrir. La Biblia dice que, en el pasado, cuando su pueblo tenía problemas, “la angustia de ellos le fue [angustiosa] a él”. * ¿No es consolador saber que Dios sufre con nosotros?
Sofía: Pues sí.
Michelle: Y al final concordamos en que, siendo tan poderoso, Dios debe tener los medios para intervenir en cualquier momento y acabar con el sufrimiento.
Sofía: Eso es lo que no entiendo. ¿Por qué sigue permitiendo tantas cosas malas si tiene el poder para eliminarlas?

¿QUIÉN ESTABA DICIENDO LA VERDAD?

Michelle: Empecemos por ver el primer libro de la Biblia, Génesis. ¿Conoce el relato de Adán y Eva y el fruto prohibido?
Sofía: Sí, me lo enseñaron en el catecismo. Dios les dijo que no comieran de un árbol, pero ellos no le hicieron caso.
Michelle: Muy bien. Pero veamos lo que sucedió antes de eso, pues está muy relacionado con el tema del sufrimiento humano. ¿Quiere leer Génesis, capítulo 3, versículos 1 al 5?
 Sofía: Claro, dice: “Ahora bien, la serpiente resultó ser la más cautelosa de todas las bestias salvajes del campo que Jehová Dios había hecho. De modo que empezó a decir a la mujer: ‘¿Es realmente el caso que Dios ha dicho que ustedes no deben comer de todo árbol del jardín?’. Ante esto, la mujer dijo a la serpiente: ‘Del fruto de los árboles del jardín podemos comer. Pero en cuanto a comer del fruto del árbol que está en medio del jardín, Dios ha dicho: “No deben comer de él, no, no deben tocarlo para que no mueran”’. Ante esto, la serpiente dijo a la mujer: ‘Positivamente no morirán. Porque Dios sabe que en el mismo día que coman de él tendrán que abrírseles los ojos y tendrán que ser como Dios, conociendo lo bueno y lo malo’”.
Michelle: Gracias. Analicemos estos versículos. Primero dice que una serpiente le habló a Eva. En otra parte de la Biblia se dice que en realidad fue el Diablo, Satanás, el que habló por medio de la serpiente. * Él le preguntó a Eva algo sobre el mandamiento que les había dado Dios de no comer de cierto árbol. ¿Qué les dijo Dios a Adán y Eva que les pasaría si lo desobedecían?
Sofía: Que morirían.
Michelle: Así es. Después de eso, el Diablo lanzó una acusación gravísima en contra de Dios. Mire lo que dijo: “Positivamente no morirán”. ¡Estaba llamando mentiroso a Dios!
Sofía: Esa parte de la historia nunca la había escuchado.
Michelle: Y al llamarlo mentiroso, Satanás hizo surgir una pregunta que tardaría mucho tiempo en responderse. ¿Sabe por qué?
Sofía: Mmm... Pues la verdad, no.
Michelle: Vamos a ilustrarlo de esta manera. Digamos que un buen día yo vengo y le digo que soy más fuerte que usted. ¿Cómo demostraría que estoy equivocada?
Sofía: Tal vez con alguna prueba de fuerza.
Michelle: Exacto. Podríamos buscar un objeto pesado y ver cuál de las dos es capaz de levantarlo. Eso es fácil de demostrar.
Sofía: Entiendo.
Michelle: Pero ¿y si en vez de eso la acuso de ser deshonesta? Eso ya es distinto, ¿no?
Sofía: Claro.
Michelle: La honestidad no es algo que se pueda demostrar con una simple prueba de fuerza.
Sofía: Es cierto.
Michelle: En realidad, la única manera de probar que usted es honrada sería dejando pasar tiempo para que los demás observaran su conducta.
Sofía: Suena lógico.
Michelle: Vamos a ver de nuevo el relato de Génesis. ¿Dijo el Diablo que él fuera más fuerte que Dios?
Sofía: No.
Michelle: Para Dios hubiera sido muy fácil demostrar lo contrario. Lo que Satanás afirmó fue que Dios era deshonesto. En otras palabras, le dijo a Eva: “Él te está mintiendo; yo te estoy diciendo la verdad”.
Sofía: Qué interesante.
Michelle: Dios es sabio y comprendía que la mejor manera de responder a la acusación del Diablo era dejando pasar tiempo. Entonces se podría ver claramente cuál de los dos había mentido.

UNA CUESTIÓN IMPORTANTE

Sofía: Pero cuando murió Eva, se demostró que Dios estaba diciendo la verdad, ¿no?
Michelle: En cierto sentido, sí. Sin embargo, el desafío de Satanás abarcaba más. Mire de nuevo el versículo 5. ¿Qué otra cosa le dijo el Diablo a Eva?
Sofía: Que si comía del fruto se le abrirían los ojos.
 Michelle: Exacto, y que si comía llegaría a “ser como Dios, conociendo lo bueno y lo malo”. De modo que también estaba acusando a Dios de privar a los seres humanos de algo bueno.
Sofía: Ya veo.
Michelle: Y esa también fue una grave acusación.
Sofía: ¿Cómo? No entiendo.
Michelle: Mire, el Diablo le dio a entender a Eva —y por extensión a todos los seres humanos— que estaría mejor sin la guía de Dios. Jehová sabía que también en este caso lo mejor era darle tiempo al Diablo para que tratara de probar su acusación. Así que le permitió gobernar la Tierra por un tiempo. Por eso hay tanto sufrimiento a nuestro alrededor: porque el verdadero gobernante de este mundo es el Diablo, no Dios. * Pero le tengo buenas noticias.
Sofía: ¿Buenas noticias?
Michelle: Sí, la Biblia enseña algo muy hermoso acerca de Dios. Dice que Jehová está cerca de nosotros cuando sufrimos. Por ejemplo, veamos lo que escribió el rey David en Salmo 31:7. Él sufrió mucho durante su vida, pero note lo que le dijo a Dios. ¿Querría leer usted el versículo?

Michelle le lee un versículo de la Biblia a Sofía
Sofía: Sí, dice: “Ciertamente estaré gozoso y me regocijaré en tu bondad amorosa, puesto que has visto mi aflicción; has sabido acerca de las angustias de mi alma”.
Michelle: De modo que, aunque sufrió mucho, David sentía alivio al pensar que Jehová veía todo lo que le estaba pasando. Y a usted, ¿le consuela pensar que Jehová lo ve todo, incluso las emociones que tanto nos lastiman y que otras personas no pueden entender?
Sofía: Sí, mucho.
Michelle: Además, la Biblia dice que él no permitirá que sigamos sufriendo para siempre. También enseña que él pronto acabará con el malvado gobierno de Satanás y que reparará todo el daño que este ha causado. Incluso las cosas que han sufrido su madre y usted. ¿Me permite volver la semana siguiente? Quisiera mostrarle por qué podemos estar tan seguros de que falta muy poco para que Dios elimine el sufrimiento. *
Sofía: Sí, me parece bien.

Fuente:http://www.jw.org/es/publicaciones/revistas/wp20140101/por-qu%C3%A9-permite-dios-el-sufrimiento/

Thursday, November 07, 2013

Retomar una relación amorosa

Algunos piensan que volver con la ex-pareja es pérdida de tiempo ya que si rompieron es por algo. A veces también pensaba de la misma manera. Lo tirado a la basura ya no se recoge. Pero... en la vida real, da o no da para volver con el ex? Creo que cuando la pareja decide retomar una relación, vuelven con más fuerzas y muchas veces llegan al punto de contraer matrimonio. A continuación algunos puntos útiles para tomar en cuenta si estás buscando algunas luces que te ayuden a tomar una buena decisión:

 Inquietudes. Para la psicóloga Fanny Parrado todo dependerá que tan beneficioso ha sido la distancia para ambos. "Si el tiempo permitió que analicen todas esas situaciones, clarifiquen sus sentimientos y reconsideren la posibilidad de un retorno, será muy bueno para ambos, ya que asumirán como un reto el recomenzar y darse una nueva oportunidad, con todo lo que el cambio implica. 

¿Cómo recomenzar?. Para la visitadora social Silvia Soruco hay que tomar en cuenta cinco pasos esenciales. Sentir amor, predisposición de ambos para volver, definir qué los llevó a romper la relación y curar esas heridas, "valorar al otro, dialogar y saber escuchar, es clave", afirmó. 

Sentir amor
. Cuando este sentimiento prima en la pareja todo se consigue asegura la profesional. "Hay parejas que logran formalizar y llegar hasta el matrimonio porque el amor que se tienen es eso, querer estar juntos", apuntó Soruco.

Predisposición. Si ambos están de acuerdo se sigue adelante, pero si solamente es uno el interesado la relación no tiene futuro. Debe ser un sentimiento mutuo, de lo contrario no hay relación de pareja y se convierte en un simple capricho.

Definir. Es necesario aclarar qué los hizo separarse y curar esas heridas para que no vuelvan a abrirse. "Dar fin a ese capítulo y comenzar de nuevo una nueva relación", enfatizó la especialista.

Valorar. Ambos deben aprender a respetar el lugar y el ambiente en que la pareja se desenvuelve, enfocarse en elogiar los logros del otro.  En otras palabras, "regar el jardín todos los días", señaló Soruco.

Escuchar. Aprende a interpretar lo que su pareja le quiere decir, deje que le hable, diga con palabras o gestos lo que quiere, no frene su interés por contarte lo que le ocurre.

Wednesday, November 06, 2013

Consejos para los que se van a casar

Me he tomado la libertad nuevamente de copiarme algunos consejos que leí en el portal de familias.com para los que desean casarse y no tienen idea de cómo les irá a ir o para los ya casados que están teniendo alglunos problemas.

Malos hábitos. Cuando nos casamos todos traemos malos y buenos hábitos de nuestras familias. Lo que uno debería hacer es sentarse juntos, antes de casarse, y ver qué malos hábitos no van a formar parte de nuestra nueva familia, y qué cosas sí vamos a fomentar.

Bromas pesadas. Cuando uno se casa le gusta hacer bromas a su esposa. Hay que tener cuidado con eso, de lo contrario las bromas de ambas partes se van a volver cada vez más pesadas.

La empresa más difícil. El medio consejo es el siguiente: “El matrimonio es la empresa más difícil a la que me he enfrentado en mi vida”. A ese buen vecino le faltó, creo, terminar el consejo con algo así: “Pero si ambos aprenden a caminar por el camino de la felicidad, claro que se puede”.

¿Y cuál es ese camino de la felicidad? ¿Cómo hacerle para tener un matrimonio pleno y feliz? Yo, que ya soy viejo, me atrevo a compartirte algunos principios eternos que acaso puedan servirte:

Piensa que el matrimonio es cosa de muchos más que dos. Te casas con alguien y junto con esa persona vienen cuñados, suegros, parientes. Si es una familia disfuncional, conflictiva o depresiva, sigue este consejo: ¡Corre por tu vida! ¡Huye!

Evita las competencias. Alguien dijo hace tiempo una frase tan obvia que podría ser zen: “El peral da peras; el manzano, manzanas”. Una de las cosas que destruyen más fácilmente un matrimonio es la comparación o la competencia con la pareja.

Ama a tu esposa. Tuve un vecino y amigo, de nombre John Whetten, que fue novio de su esposa durante catorce años y luego vivió con ella más de 50 años de feliz matrimonio. Cuando le pregunté cómo le había hecho para vivir tantos años de felicidad, me dijo: “Todo hombre debería ser muy consciente de haber recibido en el altar a una mujer pura, y saber que un día se va a presentar ante Dios y tendrá que rendirle cuentas al Padre de la joven virtuosa que puso a su cuidado”.

Cásate con la mujer más hermosa del mundo. Creo que para que un matrimonio sea pleno, tienes que estar convencido de que ella es la mujer más hermosa del mundo. Claro que tal vez no todos opinen lo mismo de su belleza, pero tú tienes que estar convencido de ello.

Nunca te duermas enojado o resentido. En una traducción de Efesios 4:26, les dice el apóstol Pablo a los matrimonios: “¿Podéis airaros, y no pecar?; no se ponga el sol sobre vuestro enojo”. Si estás molesto con tu pareja, aunque te desveles, no te duermas hasta que quede solucionado. Al otro día, aunque con sueño, te sentirás mejor. Quien acostumbra a dormirse con el problema sin resolver, esperando a que la noche de descanso “borre” las cosas, lo que hace es ir debilitando, poco a poco, el amor en su matrimonio.

Nutre el romance todos los días. El amor es algo vivo: aprende a nutrir y cuidar tu amor. Es curioso, pero cuando tienes detalles tiernos y románticos para con tu pareja, no solo crece el amor de ella por ti, también crece tu amor por ella.

Suma los vectores. Algo hay de física en el amor, de suma de vectores: mientras más estén orientadas las fuerzas de ambos hacia un mismo punto, más unidad habrá entre ustedes y más fuerza en sus acciones. Por lo mismo, busca casarte con alguien que comparta tus creencias, tus ideales.

Aprende a cortar ramales en tu árbol de vida. Creo que en buena medida el éxito en el matrimonio radica en dejar de lado el orgullo, la búsqueda de lo que te satisface y el cumplimiento de tus deseos. Por ejemplo, si a ti te gusta cierto tipo de comida, películas, música, paseos, etcétera y a tu futura esposa no, corta esos ramales de tu árbol. No esperes a que lo haga ella, tus suegros o tus hijos: córtalos, por el bien de tu matrimonio y de tu familia. En otras palabras, aprende a ser como el agua, que gustosa toma la forma de la vasija que la contiene, sin perder por ello su sabor, su frescura, ni alguna de sus propiedades.

Aprende a tener sexo. Sí, tienes que documentarte, y de las mejores fuentes. Hay buenos manuales, serios, que te serán de ayuda. El de Sexualidad humana, de James Leslie McCary, por ejemplo, siempre será recomendable, aunque ya es algo viejo. El de Janet Shibley Hyde acaso no sea tan bueno, pero es mucho más actualizado.

Tuesday, November 05, 2013

La realidad del matrimonio

Me he tomado el atrevimiento de hacer un copy and  paste a un artículo que me ha gustado mucho y por ello quiero compartirlo ;)

El matrimonio no es para ti 

Después de haber estado casado solamente por un año y medio, he llegado a la conclusión de que el matrimonio no es para mí.

Conocí a mi esposa en la escuela secundaria cuando teníamos 15 años. Fuimos amigos durante diez años, hasta que decidimos que ya no queríamos ser sólo amigos. Recomiendo ampliamente que los mejores amigos se enamoren. Vendrán muchos buenos ratos de una relación así.

Sin embargo, enamorarme de mi mejor amiga no impidió que tuviera ciertos temores y ansiedades sobre el matrimonio. Entre más se acercaba el momento de decidir si nos deberíamos casar, más me llenaba de un miedo paralizante. ¿Estaba preparado? ¿Estaba tomando la decisión correcta? ¿Era Kim la persona más adecuada para tomar como esposa? ¿Podría ella hacerme feliz?

Entonces, en una noche que cambió mi destino, le conté estos pensamientos y preocupaciones a mi papá. Cada uno de nosotros tenemos momentos en nuestras vidas en que sentimos como si el tiempo se detuviera y todo a nuestro alrededor se acomodara perfectamente para marcar ese suceso especial que nunca olvidaremos.

Cuando mi padre respondió a mis inquietudes, fue uno de esos momentos para mí. Con una sonrisa en su rostro, dijo: "Seth, estás siendo totalmente egoísta. Así que voy a hacer esto realmente simple: el matrimonio no es para ti. No te casas para que te hagan feliz, te casas para hacer feliz a alguien más. Más que eso, tu matrimonio no es para ti, te casas para beneficiar a tu familia. No hablo de los suegros y familiares, sino de tus futuros hijos. ¿A quién quieres a tu lado para que te ayude a criarlos? ¿Quién quieres que sea una influencia diaria en ellos? El matrimonio no es para ti. No se trata de ti. Se trata de la persona con quien te casas.

Fue en ese momento en el que supe que Kim era la persona con quien quería casarme. Me di cuenta de que quería hacerla feliz a ella, ver su sonrisa cada día, y hacerla reír todos los días. Yo quería ser parte de su familia, y mi familia quería que ella fuera parte de la nuestra. Y al recordar todas las veces que la había visto jugar con mis sobrinas, supe que ella era la persona con quien quería construir nuestra propia familia.

El consejo de mi padre era a la vez sorprendente y revelador. Iba en contra de la actual "filosofía de Wal-Mart”, que es: “si no te hace feliz, puedes regresarlo y llevarte otro nuevo”. La realidad no es así, un matrimonio verdadero (y el amor verdadero) no se trata de ti. Se trata de la persona que amas: sus deseos, sus necesidades, sus esperanzas y sus sueños. El Egoísmo siempre exige: "¿Qué gano yo?" Mientras que el Amor dice: "¿Qué más puedo dar?"

Hace algún tiempo, mi esposa me mostró lo que significa amar desinteresadamente. Durante muchos meses, mi corazón se había endurecido con una mezcla de miedo y resentimiento. Cuando la presión había aumentado a un punto en donde ninguno de los dos podía soportarlo más, las emociones estallaron. Tristemente fui insensible y egoísta con ella.

Pero en lugar de responder con más egoísmo, Kim hizo algo más que maravilloso, ella demostró un acto humilde de amor puro. Dejando de lado todo el dolor y sufrimiento que yo le había causado, amorosamente me tomó entre sus brazos y reconfortó mi alma.

Me di cuenta de que me había olvidado del consejo de mi padre. Mientras que el objetivo de Kim en el matrimonio había sido darme amor, mi contribución había sido solo pensar en mí. El darme cuenta de lo terrible que fui, me hizo llorar, y en ese momento le prometí a mi esposa que iba a tratar de ser mejor.

Para todos los que están leyendo este artículo ya seas —casado, comprometido, soltero, o incluso si has jurado nunca casarte— Quiero que sepas que el matrimonio no es para ti. Ninguna relación verdadera basada en amor se trata ti. El amor siempre se trata de la persona que amas.

Y, paradójicamente, entre más amas a esa persona, más es el amor que recibes. Y no solo de tu pareja, sino también de sus amigos, su familia y las miles de personas que nunca hubieras conocido si el amor que puedes brindar hubiera permanecido centrado solo en ti mismo.

En verdad, el amor en el matrimonio no es para ti. Es para otros. 

Fuente: http://familias.com/