aGrAdEcEr Es CoMpArTiR... CoMpArTe Lo QuE tE gUsTó A TuS ReDeS SoCiALeS... Twitter, Google+ y Facebook.

Wednesday, May 22, 2013

El BoLiGraFo

Nora llevaba mucho tiempo estando sola. Su última relación le había cambiado el rumbo a su vida. Se había vuelto independiente: una mujer que puede hacerlo todo sola y sin ayuda de nadie. Un buen día conoció a un hombre, el hombre que más adelante iría a convertirse en el hombre de su vida.

Sola, tomando el té de la tarde en una cafetería del centro de la ciudad mientras leía una revista sobre destinos vacacionales, un apuesto hombre se le acercó para pedirle prestado su bolígrafo. Nora, con la seriedad y a la vez amabilidad que la caracterizaba, aceptó prestarselo.

Pasó el tiempo, y ambos se olvidaron del bolígrafo. Nora estaba entretenida en elegir una ciudad a la que sería su próxima parada a disfrutar de unas merecidas vacaciones. Terminó su café, pagó y se marchó.

La noche siguiente fue al cine a mirar una comedia romántica, su género favorito. Al momento de comprar palomitas de maíz se topó con el hombre que se había llevado su bolígrafo. Él la reconoció, ella a él también. Después de intercambiar algunas palabras, decidieron sentarse juntos en la sala de cine.

Nora y Emerson disfrutaron juntos la película. Al terminar, se despidieron y cada quién se fue por su lado. Sin embargo, él fue detallista al darse cuenta que traía un credencial de trabajo en su bolso el cual se cayó al suelo en el momento de sacar su monedero para pagar las palomitas de maíz.

Dos semanas después, a Nora le llegó una sorpresa a su oficina de trabajo. Era de parte de Emerson. Una cajita envuelta en papel muy colorido cuyo contenido era una entrada al cine y palomitas de maíz. La cajita además traía una pequeña nota la cual decía:

¿Repetirías esa noche conmigo?
[Envía la palabra 'Sí' al 7713540 o envía la palabra 'No' al, no esa palabra no la envíes por favor]

Y desde aquella noche Nora y Emerson no se separaron nunca más.

No comments:

Post a Comment