aGrAdEcEr Es CoMpArTiR... CoMpArTe Lo QuE tE gUsTó A TuS ReDeS SoCiALeS... Twitter, Google+ y Facebook.

Sunday, December 30, 2012

CoNoCe El TeMpErAmEnTo De Tu PaReJa: CoLéRiCa


Descripción de la persona colérica
Tiene condiciones naturales de líder y raramente vacila en decirle a otros qué hacer, tenga autoridad para hacerlo o no. Es extrovertida con personalidad dinámica. Si su ambiente no le brinda suficiente actividad, a su mente febril se le ocurrirá más que suficiente para mantenerla ocupada las 24 hrs. del día.

A la mujer colérica, le encanta la actividad. Sus amigos a menudo la ven como una máquina en movimiento perpetuo. Mucho se preguntan de dónde saca tanta energía. Ella estimula su medio ambiente. Para la mujer colérica es muy importante fijarse metas, por eso se explica su energía ilimitada para cumplirlas. Prefiere organizar un evento de cualquier índole que disfrutar asistiendo a uno.

En cuanto a determinación a la muejer colérica le sobra, es por eso que generalmente tiene tanto éxito en la vida (pero menos en las relaciones interpersonales).

Cuando decida hacer algo, lo hace y ¡ay! del que se interponga en su camino. Cuando quiere conseguir una meta puede usar su encanto femenino, sobre todo su segundo temperamento es sanguíneo o melancólico. Los sanguíneos son encantadores. Los melancólicos son actores. Aunque el encanto no es rasgo de las coléricas, puede actuar de esa forma, pero cuando logra su objetivo regresa a su mundo real y pierde su encanto. Algunas pueden ser crueles, cortantes y abusadoras de otros.

A menudo son consideradas más inteligentes de lo que son en realidad. Esto se debe a su mente activa. Pero carecen del geneio melancólico inventor creativo, pero poseen las destrezas organizadoras del fabricante productivo. Las esposas coléricas luchan cada día con el rol de las escrituras "someterse a sus esposos".

Son extremadamente francas, porfiadas, obstinadas y audaces. Su boca generalmente es su perdición. También se suma su problema natural del enojo, se expresa con demasiada vehemencia.

No comments:

Post a Comment