aGrAdEcEr Es CoMpArTiR... CoMpArTe Lo QuE tE gUsTó A TuS ReDeS SoCiALeS... Twitter, Google+ y Facebook.

Saturday, December 10, 2011

DeSaPaReCe

Echada, cerré mis ojos y empezé a recordarte. Intenté una y otra vez recordarte. Fueron intentos fallidos. Los recuerdos que tenía de ti, el tiempo los había difuminado. Tu nombre, tu rostro, tus expresiones, tu caminar, tu todo... se había covertido en una exhalación.

Abrí mis ojos, vi la hora de mi reloj de muñeca, me senté inmediatamente con mucha prisa. Había perdido la noción del tiempo. El tiempo me había agarrado fuertemente entre sus brazos sin poder soltarme. No podía creer que había ocupado tres horas intentado recordarte.

Hacía un poco de frío, amenazaba la lluvia. Me puse la chamarra verde, un jeans y mi par de aros favoritos. Salí y emprendí mi viaje a la locura.

Llegué a una calle peatonal, habían muchos rostros, serios, contentos, aburridos, apurados, preocupados, distendidos, sin expresión. Llegué a un snack, me senté en un sector individual: una pequeña mesita redonda y su silla con patas altas (como las que hay en los bares). El mozo se acercó, intentó darme el menú, no lo acepté, solo le dije: -Agua, una botella de agua por favor.

Sentada, mirando hacia la calle pero con una mirada perdida, cada minuto que pasaba, perdía mi escencia. Había algo más que solo confusión. Estaba aturdida. Después de mucho meditar, encontré mi yo. Fue como un baño de agua resfrescante y fragante.

Ese día comprendí que todo puede suceder, que al fin las cosas de la vida son maravillosas, que la vida buena es si el lado bueno ves. Que lo inconcluso concluye, que la confusión llega a su fin, que lo esperado viene a su tiempo justo. Que lo que se va, es porque se tiene que ir. Estaba renovada. Con ganas de ir y regalar muchos besos y abrazos a toda esa gente que caminaba con la mirada gacha.

No comments:

Post a Comment