aGrAdEcEr Es CoMpArTiR... CoMpArTe Lo QuE tE gUsTó A TuS ReDeS SoCiALeS... Twitter, Google+ y Facebook.

Wednesday, March 19, 2008

AnáLiSiS De SanGre

Hoy desperté temprano para ir al laboratorio clínico a hacerme el análisis de sangre que me solicitó el hematólogo anoche para confirmar o desvirtualizar si tengo anemia en mi cuerpito.

Estos son los pasos que la enfermera nos indican a los pacientes:

  • Cerrar y abrir varias veces la mano, ya que esto aumentará el flujo sanguíneo.
  • Colocación de liga elástica en el brazo, pues permite retener la sangre en la extremidad.
  • Se introduce la aguja en la vena ubicada en la cara interna del codo; se extrae el fluido y se deposita en pequeños tubos que se etiquetan con los datos del paciente.
Puse mi brazito sobre ese aparato que sirve precisamente para eso (para asentar el brazo) y llevé mi mirada a la parte contaria, es que no quería ver cómo me extraían mi sangrecita o.O Luego me puse re-fría y en mi mente decía: 'no me va doler, no me va doler, lalala'. Es que un amiguito me había dicho que todo es psicológico pero no funcionó jajaj, eso me ponía más nerviosa. Pero pasó! Luego me cubrió el puntito con una pequeña curita.

Bueno, esa mi sangrecita la van a estudiar y la próxima semana sabré los resultados :D

Volviendo al tema, los análisis de sangre son muy útiles para descartar o confirmar múltiples enfermedades, además, permiten la identificación de nuestro grupo sanguíneo.

A continuación se describen los análisis se sangre:

25-hidroxi vitamina D. Se realiza para determinar si un paciente tiene alguna enfermedad en el riñón.

5'-N'Tasa. Mediante este indicador se puede evaluar si hay daño en el hígado.

Absorción de la D-xilosa. Ayuda a determinar las causas de trastornos como diarrea persistente, pérdida de peso inexplicable, desnutrición y debilidad general.

ACE. Mediante la medición de los niveles de esta proteína es posible precisar si se sufre cáncer de colon y si esta enfermedad se está expandiendo.

Ácido metilmalónico. Se solicita para detectar la presencia de trastornos genéticos.

Ácido úrico. Indica si los niveles de este ácido son elevados.

ACTH. Ayuda a evaluar irregularidades hormonales.

Albúmina. Permite diagnosticar enfermedades en hígado y riñón, así como desnutrición.

Aldolasa. Se solicita cuando se sospecha de daño en músculos.

Aldosterona. Se realiza cuando el médico intuye anomalías en los niveles de esta hormona, cuya principal función es regular la presión sanguínea.

Alfa fetoproteína. Permite diagnosticar y/o controlar angustia fetal o anomalías en el producto en formación.

Alfa-1 antitripsina. Es útil para identificar las causas de padecimientos en pulmones.

ALT/TGPS. Se recurre a este examen para determinar si el paciente sufre daños y lesiones en el hígado.

Análisis del factor V, VII, VIII, IX, X y XII. Son de gran utilidad para detectar problemas de coagulación de la sangre.

Análisis del síndrome de fragilidad del cromosoma X. Normalmente se efectúa para detectar si el cromosoma sexual X tiene alteraciones o para identificar a mujer portadoras de hemofilia (enfermedad que se caracteriza por ocasionar deficiente coagulación de la sangre)

Anticuerpo antimitocondrial. Es de gran ayuda para confirmar e identificar las posibles causas de daños en los tejidos del hígado.

Anticuerpo contra la enfermedad de Lyme. Es útil para identificar si el organismo está activando mecanismos de defensa contra dicho padecimiento, el cual se caracteriza por causar cambios en la piel, inflamación en articulaciones y síntomas parecidos a los de la gripe.

Anticuerpos antimembrana basal glomerular. Es usual practicarlo cuando se cree que la causa de enfermedad en riñones es la presencia de anticuerpos contra la citada membrana, que es parte del sistema de filtración renal.

Anticuerpos antimúsculo liso. Se solicita cuando se sospecha de una enfermedad que impulsa al organismo a producir anticuerpos contra el músculo liso, por ejemplo, hepatitis y cirrosis.

Anticuerpos antitiroglobulina. Mediante este examen se pueden identificar problemas en la glándula tiroides (ubicada en el cuello y encargada del metabolismo).

Anticuerpos asociados a las plaquetas. Se ordena cuando alguien tiene baja cantidad de estas células sanguíneas.

Anticuerpos contra las células parietales. El médico puede usar esta prueba como ayuda en el diagnóstico de anemia perniciosa (se presenta cuando los glóbulos rojos son muy grandes, pero no están bien desarrollados y no se produce la cantidad adecuada de los mismos) y por deficiencia de hierro y en trastornos en la glándula tiroides.

Anticuerpos del virus sincitial respiratorio. Permite diagnosticar bronquiolitis (enfermedad infecciosa que afecta a los bronquios durante los primeros 12 meses de vida).

Anticuerpos microsomales antitiroideos. Se realiza para confirmar la causa de los problemas tiroideos y padecimientos autoinmunes, como anemia perniciosa, diabetes tipo 1, artritis reumatoide, lupus eritematoso sistémico (trastorno inflamatorio que puede afectar diversos sistemas del organismo, como piel, articulaciones y órganos internos), esclerosis múltiple (daña a cerebro y médula espinal, lo que ocasiona debilidad y rigidez muscular, fatiga y deterioro en la memoria) y miastenia grave (genera ataques repetitivos y progresivos de debilidad en músculos y fatiga), entre otros.

Anticuerpos séricos de herpes simple. Detecta si el sistema inmune (aquel que nos defiende de infecciones) ha estado en contacto con el virus del herpes.

Anti-Dnasa B. Se utiliza con mayor frecuencia para confirmar infección por estreptococos (tipo de bacteria).

Antígeno prostático específico. Evalúa los niveles de dicho antígeno, si son elevados indica que el paciente padece cáncer de próstata.

Antígenos de histocompatibilidad. Es necesario practicarlo para saber si existe compatibilidad entre donador y donante cuando se requiere injerto de tejidos y trasplante de órganos.

Antitrombina III. Está indicado cuando se presentan episodios repetidos de acumulación de coágulos con el fin de detectar su causa.

Apolipoproteína B100. Se realiza para identificar los factores que ocasionan hiperlipidemia (niveles elevados de grasas en la sangre).

ASO. Demuestra la presencia de anticuerpos contra estreptococos y si el sistema inmunológico está produciendo defensas contra el propio organismo.

AST. Se recurre a él para verificar la evolución de enfermedades en el hígado.

Bandas oligoclónicas en LCR. Confirma el diagnóstico de esclerosis múltiple.

Betacaroteno. Mide los niveles de vitamina A cuando se sospecha que hay deficiencia de este nutriente.

Bilirrubina. Identifica si el paciente padece alguna enfermedad en el hígado.

BUN o nitrógeno ureico en la sangre. Se utiliza primordialmente para evaluar el funcionamiento de los riñones, pero también puede revelar si se tiene enfermedad hepática o deshidratación.

Búsqueda radioactiva de abscesos. Identifica si hay acumulaciones de pus en el organismo cuando la persona presenta síntomas de sepsis (infección bacteriana en sangre).

C1 Factor de inhibición. Permite evaluar la severidad de alguna enfermedad y determinar la eficacia del tratamiento; también es útil para diagnosticar angioedema hereditario (anomalía que ocasiona inflamación y acumulación de líquidos en ojos, labios, manos, pies y garganta.

Calcio ionizado. Tiene como propósito investigar y controlar enfermedades en los huesos, trastornos en la regulación del calcio y problemas en riñones o glándula tiroides.

Calcitonina. El médico puede sugerir un examen de calcitonina cuando sospecha de cáncer de tiroides y osteoporosis.

Capacidad total de fijación del hierro (TIBC). Es útil para detectar anemia.

Captación de T3 por resina. Se realiza como complementos a la evaluación de la glándula tiroides.

Cariotipo. Generalmente se solicita para determinar si el feto en desarrollo padece anomalías genética.

Ceruloplasmina. Se efectúa ante la sospecha de trastornos en el metabolismo y/o almacenamiento del cobre en sangre.

CPK. Es útil para determinar la severidad de enfermedades musculares y diagnosticar ataque cardíaco e infección postoperatoria.

CSC. Puede reflejar problemas relacionados con el volumen de líquidos en el organismo (por ejemplo, deshidratación), pérdida de sangre, destrucción de células sanguíneas y reflejar si hay trastornos en la coagulación.

Dehidrogenasa láctica (DHL). Evalúa la presencia de tejido dañado en corazón, hígado, riñones, huesos, células sanguíneas del cerebro y pulmones.

Determinación del grupo sanguíneo. Indica qué tipo de sangre tiene cada persona.

ELISA y Western blot para VIH. Son dos técnicas que detectan la presencia de anticuerpos contra el virus de la inmunodeficiencia humana, responsable del sida.

Eritropoyetina. Indica si se padecen trastornos en la médula ósea o riñones.

Estriol en el suero. Su uso más común es en la evaluación del estado fetal durante el embarazo.

Examen de agregación plaquetaria. Se requiere principalmente cuando hay tendencia a presentar hemorragias frecuentes.

Examen de Coombs directo. Detecta si el sistema inmunológico está produciendo anticuerpos contra los propios glóbulos rojos.

Examen de estradiol. Evalúa la función de ovarios, particularmente cuando se sospecha que en ellos puede haber algún tumor, o bien, si hay desarrollo anormal o retrasado de las características corporales masculinas o femeninas.

Examen de glucosa. Se utiliza para valorar los niveles de azúcar en la sangre y diagnosticar diabetes.

Examen de mononucleosis. Es útil para identificar la presencia del virus de Epstein-Barr, causante de esta enfermedad que se caracteriza por ocasionar fiebre, molestias en garganta, pérdida de apetito y dolor muscular.

Examen de supresión de la hormona del crecimiento. Identifica si los niveles de dicha hormona son elevados, ya que ello es causa de acromegalia (trastorno que ocasiona agrandamiento gradual de los tejidos, huesos de la cara, manos, pies y cráneo) en los adultos o gigantismo (crecimiento excesivo) en niños.

Factor reumatoideo. Es útil para diagnósticar artritis reumatoide (enfermedad inflamatoria que afecta principalmente las articulaciones y sus tejidos contiguos).

Fosfatasa ácida (FA). Se realiza con mayor frecuencia para determinar si el paciente tiene cáncer en la próstata o alguna anomalía en este región.

Fosfatasa alcalina. Ayuda a determinar la ubicación de tejidos enfermos o deteriorados en el cuerpo.

Haptoglobina. Indica la velocidad de destrucción de glóbulos rojos.

Microbiológico. Se recurre a él para encontrar microorganismos en el torrente sanguíneo, como bacterias, hongos y parásitos.

Niveles de ECA. Confirma el diagnóstico de sarcoidosis (enfermedad que ocasiona inflamación de pulmones, hígado, ojos, piel y otros tejidos) y lepra (enfermedad infecciosa conocida desde los tiempos bíblicos, caracterizada por causar lesiones cutáneas desfigurantes, daños neurológicos y debilidad progresiva).

Niveles hormonales. Mide los niveles de cualquiera de las diferentes hormonas del organismo.

Perfil de lípidos. Evalúan la cantidad de colesterol y triglicéridos, que son dos formas comunes de grasa en el organismo.

Prueba de embarazo. Confirma la gestación al identificar en sangre una hormona llamada gonadotropina coriónica humana, la cual es producida por la placenta.

Química sanguínea. Estudio de la sangre que valora diversas sustancias liberadas por varios tejidos en el cuerpo, cuyas cantidades pueden reflejar alguna anomalía en los mismos.

Recuento de plaquetas. Es útil para diagnosticar y/o monitorizar los trastornos en la coagulación.

Recuento sanguíneo completo. Mide tamaño, número y madurez de las diferentes células sanguíneas, y puede solicitarse para determinar trastornos en producción o destrucción de las mismas.

Recuento sanguíneo diferencial. Ayuda a diagnosticar anemia y cáncer en la sangre, así como a monitorizar la respuesta de un paciente hacia quimioterapia (administración de compuestos químicos) y radioterapia (tratamiento mediante rayos X).

Serológico. Se usa para buscar anticuerpos producidos por el sistema inmune (aquel que nos defiende de infecciones) en respuesta a microorganismos que causan enfermedades específicas, por ejemplo, hepatitis C.

Triple marcador. Se practica en mujeres embarazadas entre las semanas 16 y 18 de la gestación para identificar si el feto sufre malformaciones o síndrome de Down.

No comments:

Post a Comment