aGrAdEcEr Es CoMpArTiR... CoMpArTe Lo QuE tE gUsTó A TuS ReDeS SoCiALeS... Twitter, Google+ y Facebook.

Friday, December 21, 2007

¿Por qué nos ruborizamos y acaloramos?

Esta pregunta me la hice yo misma porque a mi me suele pasar casi siempre, jaja. Lo del calor lo recontra siento y lo del rubor me lo dicen, claro, no me estoy mirando en ese momento. Y así que cuando me acaloro es fija que me ruborizo también jijiji...

Empezamos definiendo qué es el rubor.
El enrojecimiento o rubor en la cara es resultado de la vasocompresión (encogimiento) de los capilares (pequeñas arterias) sanguíneos que irrigan las zonas de la cara, especialmente de las mejillas y las orejas. Como hay menos conductos para que circule la sangre, aumenta la presión sanguínea y la sangre se mueve a mayor velocidad.

Todos sabemos que nos ruborizamos cuando nos avergonzamos, cuando nos encontramos en situaciones embarazosas... Pero es interesante que también lo hacemos cuando estamos ante una situación peligrosa. Aqui, al igual que cuando nuestro cuerpo se desmaya, el rubor se convierte en una acción de emergencia de parte de nuestro cuerpo.

De forma natural el hombre ante la detección de un peligro enciende motores para una posible acción de urgencia. Es entonces cuando notamos que se acelera nuestro corazón y aumenta nuestra frecuencia respiratoria. A la vez, y sin que lo advirtamos, se activan otros procesos en el interior de nuestro organismo como es la liberación de adrenalina por la cápsulas suprarrenales, la secreción de jugos (ph+) en el estómago y la constricción de los vasos sanguíneos para proveer a nuestros músculos de una ración extra de nutrientes y oxígeno, por si acaso ... y provocando, como efecto colateral, la aparición del rubor.

Por otro lado, el rubor también es un 'delatador'. Nos delata cuando mentimos, cuando nos sentimos nerviosos, avergonzados, etc... jejeje. No siempre se ruborizan las mejillas sino también las orejas. Incluso, en ocasiones, se produce en forma de manchas aísladas conocidas como manchas nerviosas.
Por eso la pregunta es... podemos evitarlo o controlarlo?
Se debe ello a que el responsable de ese rubor o enrojecimiento es el sistema nervioso vegetativo en cuyos procesos ni nuestra voluntad ni nuestra razón pueden influir.

La función del sistema nervioso vegetativo consiste en regular los procesos del organismo que deben actuar siempre, obligatoriamente por decirlo de algún modo, e independientemente del raciocionio, es decir, aunque el cuerpo esté ocupado en otras necesidades o funciones vitales. Además, el sistema nervioso se encarga de regular los estados de nuestro organismo de nerviosismo/alteración y tranquilidad/relajación (el primero de estos estados está controlado por el sistema nervioso simpático y el segundo por el parasimpático).
Así, rojos como tomates!

No comments:

Post a Comment